Blog

line

Relaciones Públicas, Twitter y la revolución digital

11/13/2010 -by:Silvina Moschini , CEO & Founder, Intuic | The Social Media Agency

En tiempos en que la Revolución Digital está en boca de todos, algunos aún siguen creyendo que el cambio puede resultar negativo con el argumento de que fomenta el individualismo y crea una realidad paralela que muchas veces choca de frente con la verdadera. Este cambio no sólo ha logrado que las personas vayan adaptándose a las nuevas formas de comunicación, sino también que lo hagan los medios tradicionales.

Y aunque muy pocos relacionistas públicos y comunicadores entiendan realmente hasta qué punto Internet cambió el paradigma de la influencia y los modelos de comunicación, la realidad es que hoy más de 172 millones de latinoamericanos están conectados a la web, y en el mundo una de cada 3 personas forma parte de una red social. Guste o no, está a la vista que la revolución llegó para quedarse.

Obvio es decir entonces que los profesionales de PR tienen dos caminos: aprender a comunicarse y a relacionarse con las nuevas reglas del mundo digital o seguir viviendo en la era de piedra, mandando press releases que rara vez son leídos y publicados pensando en que la única forma de hablarle a sus públicos es a través de los medios tradicionales de comunicación.

Porque es verdad: los periodistas siguen siendo importantes, pero no menos cierto es que en la actualidad las plataformas 2.0 como los blogs, microblogs, foros y redes sociales han logrado que cualquier persona pueda comunicar sus ideas a millones de almas a través de Internet, pudiendo convertirse en formadores de opinión con igual o mayor autoridad que la que conservan los tradicionales líderes de opinión de los medios. Sin ir más lejos, hoy en EE.UU. Gawker (blog del periodista de medios Nick Denton) y Engadget (el más exitoso blog de gadgets) son más influyentes que muchísimos medios tradicionales. ¿Por qué se dan así las cosas? Porque tal como lo testimonia la firma independiente de investigación, The Nielsen Company, el 70 por ciento de la gente confía en las opiniones de personas independientes que comentan acerca de los productos que consumen de forma honesta y desinteresada, sean amigos o completos extraños. Así de simple.

Esto y decir que hoy el poder sobre los medios de producción lo tiene la gente es lo mismo, ya que en sus manos está la posibilidad de divulgar a todo el mundo aquello que no les gustó, lo cual quiérase o no representa una verdadera amenaza para todas las empresas que no tienen en claro dónde escuchar estas nuevas voces que se hacen notar a través de Internet.

Como hablar de Internet es hablar sobre un campo muy amplio, vamos a situarnos en América Latina, región que está creciendo sin pausa en el mundo de la Web 2.0. El 71,2% de los internautas latinoamericanos usan las redes sociales para comunicarse, y en su gran mayoría hacen saber sus opiniones a otras millones de personas produciendo un efecto viral sobre sus maneras de pensar y acercando esos pensamientos al mundo entero en un solo clic. Vamos a enfocarnos específicamente en Twitter, para entender cómo lo usan las empresas y los periodistas. Para quienes aún no lo sepan, se trata de un servicio gratuito de microblogging que permite a sus usuarios comunicarse con quienes elijan en un máximo de 140 caracteres, brindando información breve y concisa de manera inmediata a través de Internet o de un teléfono móvil.

Es materialmente imposible calcular la cantidad de usuarios de Twitter porque se suman de a miles cada día, aunque según Michelle McGiboney de Nielsen Online sus visitantes se han incrementado en un 1382 % en el último año: de 475.000 en febrero 2008 han pasado a la friolera de 7 millones en el mismo mes del 2009. Entre los más seguidos por el público se encuentran celebridades, medios de comunicación y hasta el presidente de los Estados Unidos, pero la cuenta con más seguidores es la del actor Ashton Kutcher o APlusk, con 4.557.105 followers.

La pregunta es: ¿para qué lo utilizan las empresas? Y la respuesta es simple, lo usan básicamente para tres cosas:

1. Servicio al cliente, como es el caso de Zappos, empresa que se sumó a Twitter con el objetivo de llegar más rápido a sus clientes y formar conexiones directas tanto con ellos como con sus empleados, logrando un gran éxito.

2. Branding, que se logra cuando la empresa forma parte de la comunidad digital, comparte sus acciones y está presente en aquellas redes sociales en las que se encuentra su público clave.

3. Comunicaciones de Marketing, como es el caso de Dellque en su blog oficial anunció haber sobrepasado los tres millones de dólares en ventas gracias a @DellOutlet, su cuenta en Twitter en la que publica anuncios de venta de máquinas.

Sin embargo, mientras las empresas utilizan esta red social para fines comerciales o institucionales, los periodistas la usan fundamentalmente para encontrar fuentes de información, mantenerse al tanto sobre temas que les interesan, y comunicar noticias, novedades o hechos de la vida cotidiana en forma sencilla y ágil. Un buen ejemplo son los periodistas venezolanos que protestan vía Twitter para rechazar, entre otras medidas, la suspensión de la señal internacional del canal RCTV y las amenazas al ejercicio periodístico.

No cabe duda de que hoy en día muchas noticias surgen primero en Twitter para después ser analizadas en los medios tradicionales de comunicación, lo que cambia de manera rotunda la naturaleza de la información. Ya no son los periodistas los que van en busca de las noticias sino al revés: las noticias llegan dispuestas a ser contadas por ellos. Otro ejemplo de este nuevo fenómeno fue el mensaje en forma de chiste dirigido al presidente Hugo Chávez por parte del cantante Juanes desde su página de Twitter, que abrió camino a un debate bastante candente entre seguidores y opositores del mandatario de Venezuela. http://bit.ly/brSuAo

En conclusión, si bien hoy Internet representa un oasis para muchas empresas y para los profesionales de relaciones públicas, también presenta un sinnúmero de desafíos ya que cambió el eje de influencia de unos pocos medios de elite a miles de potenciales iReporters, bloggers, o activistas digitales que ahora a través de medios 2.0 pueden transmitir su voz a toda la humanidad. Y aunque es cierto que no es el mundo completamente perfecto, en eso reside la gracia del desafío.

Como en el ideograma que representa la palabra crisis en chino, donde hay amenazas, siempre hay oportunidades.