Blog

line

"El emprendimiento requiere dedicación y esfuerzo" Silvina Moschini

03/10/2015 -by:Silvina Moschini , President and Founder of TransparentBusiness

Por Paola Ortiz

Por esta época se ha hablado tanto de  Miss Universo, nosotros decidimos ir a  conocer el ecosistema de emprendimiento en Miami, lugar del certamen.  Aunque no pudimos cubrir la coronación, si  pasamos una semana compartiendo con los co-workers de The Lab Miami.

Allí tuvimos la oportunidad de conocer a Silvina Moschini. Empresaria y emprendedora en serie de origen Argentino y conocida en redes sociales como @Miss_Internet.  Fundadora de Intuic, Presidente de Transparent Business y de KMGi’s Group, y creadora de Yandiki, Talento Creativo en la Nube.

Además de ser analista de tendencias de internet para medios como CNN en Español, NTN 24, y columnista de La Vanguardia, Infobae, Revista CIO América Latina y el Miami Herald, es amante y excelente representante de la moda y la tecnología.

Nos compartió su historia,  y habló sobre lo que requiere un emprendedor para asumir el aprendizaje y seguir adelante hacía el éxito, mientras compartíamos un café en inmediaciones de Wynwood; junto a su perro un Yorkie llamado “John John”.

Silvina ha sido promotora del emprendimiento femenino y una empresaria increíble, inició como experta en marketing y visibilidad online, creando Intuic, que se extendió a New York, Miami, México, Buenos Aires, Barcelona y Londres. Este emprendimiento la llevó a desarrollar su profesión en línea. Cuando la ola de Internet inició en los años 90’s, el número de mujeres con experiencia en esta área era limitado, entre las cuales se encontraba Silvina, recibiendo el seudónimo de “Miss Internet” por su perseverancia y experticia.

RM: ¿Cómo ha sido tu trayectoria profesional hacia el emprendimiento?

Soy Comunicadora Social, estudié en Argentina e hice una licenciatura en Relaciones Públicas, llegué a EEUU en el año 1997, estudié una Maestría en Comunicaciones, con enfoque en Comunicaciones de Riesgo en la Universidad de Houston.

Por esa época trabaja en una empresa Química y pensaba especializarme en esa área, sobre manejo de crisis, problemas ambientales y demás, después empecé a trabajar en Compaq; me ofrecieron un trabajo para manejar el área de comunicaciones y de relaciones públicas para América Latina, entonces tenía 28 países que me reportaban sus actividades, fue mi primer trabajo importante y estaba asustadísima, resultó una experiencia muy interesante y gratificante. Después,  realicé un Executive MBA en Marketing en la Universidad de New York y un Master en Comunicaciones y Social Media en Milán.

La idea de venir a EEUU, surgió de forma simple, cuando uno nace en un país tan alejado como Argentina, a veces sufre de una especie de miopía, no puede ver de lejos. Y eso por ignorancia te vuelve arrogante y yo no quería eso, quería que mi mundo fuera el mundo, no las 4 paredes que rodeaban mi cuadra.

Con mucho sacrificio me vine a estudiar acá, ante mucha gente que me decía que estaba loca, porque yo a mis 23 años, era Gerente de Asuntos Públicos de una empresa Inglesa de Químicos muy grande, Imperial Chemical Industries,  y tenía el trabajo que cualquier graduado de comunicaciones habría deseado, sin embargo yo sabía que mi piso y mi techo estaban muy pegaditos, no tenía para donde crecer allí. Entonces mi decisión de venir a estudiar en EEUU fue para ampliar mi horizonte.

Fue tal vez dar un paso atrás para dar un salto hacía adelante aún sabiendo que iba a ser difícil, que debía ajustarme, tuve que aprender a trabajar en otro idioma, tuve que aprender a arreglármelas sola, en todo.  

En ocasiones la gente no toma tan en cuenta que cuando tienes un trabajo y ganas dinero es un poco más fácil, pero cuando vienes a estudiar y a ganarte la vida, es un desafío, antes lo que hacías era tomar el teléfono y decir “Mamí necesito…” En este escenario si quieres estar bien tienes que lavarte la ropa, si quieres comer tienes que ir al supermercado y comprar tus cosas; conseguir los recursos para eso. Fue difícil, es  difícil, pero se puede hacer.

Trabajé mucho tiempo en empresas grandes, fui Gerente de Comunicaciones para América Latina de Compaq; al año me  promovieron para ser Directora de Relaciones Públicas e Internet Internacional, manejaba todos los mercados menos Estados Unidos, Europa del Este, Asia Pacífico,  Europa Central, Latinoamérica; lugares que son increíbles y que nunca hubiera pensado tener la oportunidad de hacerlo. Y, en esa época me ofrecieron también, como trabajaba ya para el 99’ o 2000,  en estrategias de Internet, cuando estaba recién naciendo, sumarme al equipo de management de una de las compañías considerada una de las más exitosas de América Latina, en la primera época de Internet, por lo menos por su monto de venta, $785 millones de dólares y fue Patagon.com la vertiente en Internet de Grupo Santander.

Por aquella época, me invitaron para ser parte del equipo de gestión, como Vicepresidente de Comunicaciones Corporativas, para hacer a la compañía reconocida y lograr las metas que tenían en corto plazo, venderla a un socio estratégico importante como fue Banco Santander.  De allí pasé a Visa Internacional, donde fui Vicepresidente de Comunicaciones Corporativas, estando a cargo de la estrategia de Relaciones Públicas enfocada en posicionamiento como la marca con mayor valor global. Lloraba todos los días, tenía 27 años y estaba totalmente agobiada por la política interna, nadie quería trabajar, todos competían por quien no hizo, por hablar del otro. Eso siempre me ha molestado, no sirvo para hablar del otro, considero que es de una limitación mental terrible malgastar el tiempo de uno viviendo la vida del otro.

Buscaba y diseñaba proyectos de internet y con esto hacía que algunas personas en la organización trabajaran un poquito más y esto nos les gustaba. En algún momento me dijeron: estás empujando muchos proyectos, con que hagas uno o dos está bien y ahí entendí que me tenía que ir. Sentí que lo que mejor tenía de mí, mi capacidad de generar, de ser echada para adelante, de proponer cosas, de generar cambio era mi peor enemigo allí.

Fue una decisión difícil porque me pagaban mucho dinero, tenía mi visa de trabajo atada a esto, con lo cuál me quedaba “empelota”, y me fui.  Renuncié, porque tomé la decisión de emprender, formé mi primera compañía en el 2003, hoy en día la maneja administrativamente una socia, se llama Intuic, que tiene entre sus clientes a Twitter, Google, Facebook, MasterCard y otras grandes compañías, se especializa en Visibilidad en Línea.

En aquella época era lo que yo quería hacer, cuando todavía no se hablaba de Social Media, yo hablaba de los diálogos, de la reputación, de foros y presencia online, de cómo Google era la ventana de la identidad y la imagen de las empresas para el mundo y porque debían preocuparse de si su imagen en internet.

Después inicié una compañía que se llama WikiExperts,  hace visibilidad en Wikipedia, porque es tremendamente importante para la formación de identidad y reputación en línea, te hace rankear muy alto en Google, porque tiene mucha credibilidad, si tienes como compañía presencia en los listados de Wikipedia, tu compañía se ubica entre el 1º y 5º lugar en Google. Pero no cualquier compañía puede estar allí, porque esta es una enciclopedia, entonces lo que hacemos es determinar cómo se hace para estar presente con redactores que escriben como los colaboradores de Wiki, pero con una consigna comercial. No quiere decir que lo pongan más bonito, sino como un evento histórico.

Después me fui a vivir a Verona en Italia, teníamos el desafío de gestionar nuestra fuerza de trabajo que se encontraba en muchos países, teniendo en cuenta la crisis en EEUU.  También estaba cambiando la dinámica del trabajo, ya no era necesario tener personal 8 horas en un asiento, y estaba emergiendo rápidamente el formato de free-lancer, podías contratar gente de manera temporal, por proyecto, por especialidad y se había facilitado a través de internet.  

Con esta necesidad, junto a mi esposo y socio, Alex Konanykhin, científico nuclear y fundador del Russian Exchange Bank, desarrollamos TransparentBusiness.com, una empresa que favorece el teletrabajo y el seguimiento de actividades de tus colaboradores en diferentes partes del mundo. Puesto que su base es digital y todo funciona en línea, te conectas a través de internet, seleccionas el proyecto que estés manejando en ese momento, el sistema te conecta con tu manager,  va generando capturas de pantalla, para que se pueda generar un seguimiento, mejoras, videoconferencias, feedback, trabajo colaborativo, un verdadero board cloud. Con esto logré aumentar la productividad en un 40% de mi equipo al darle transparencia a los procesos con los clientes.

Desarrollamos una segunda versión, para permitir que los emprendedores de todo el mundo pueda usarlo de forma gratuita, pueden saber que hace cada uno de sus colaboradores en cualquier parte del mundo, no te obligo a que vengas a la oficina, lo que me interesa es tu conocimiento y el producto de tu trabajo, sin que el país pierda el cerebro por un traslado de esa persona, tenemos más de 7000 clientes en todo el mundo.  Hoy queremos promocionarlo a nivel gran empresa y nivel gobierno.

Ya trabajamos con Google, Twitter, Sony, entre otros, por eso nos interesó este tipo de talento, en lugar de contratar agencias normales, contratan gente desde Yandiki.com.

Nos interesa que en muchos países no haya desempleo entre la gente joven calificada en distintas áreas creativas, toda esta gente podría hacerlo desde esta red. Por ejemplo, pensamos llevarla a Colombia, hay gente súper talentosa, desperdiciada, tendrías la posibilidad de trabajar desde allí sin dejar tu país, esto muchas veces genera mucho impacto económico y social.

RM: Ser mujer y emprender  no es una tarea fácil …

Ser mujer y emprender de cuánto puede ser el sacrificio... Por ejemplo, yo no tengo hijos, porque me casé tarde, es un tema también que hablábamos recientemente con Pia, Gerente de idea.me.  Yo hubiera tenido hijos, pero tampoco sabía que después de los 35 estás vieja, uno está en el día a día corriendo la coneja, con la zanahoria que cada vez se la mueves más rápido, y se te pasa la vida y no tomamos conciencia que las mujeres tenemos también ese gran desafío que es el biológico.

De golpe si quieres hacer algo, crear empresa o una carrera diferente a lo convencional, se te puede pasar por alto el ciclo biológico de una mujer que es el más exigente, si quieres tener una familia lo tienes que hacer mientras tengas óvulos, tengo 25 millones de años de estudio encima y es algo que no consideré antes. Es importante que las mujeres tomen conciencia, tener hijos es una decisión, no un mandato social, lo que diga la sociedad me importa un pito.

Te voy a ser absolutamente sincera, nunca me regí por lo que dicta la sociedad, si lo hubiera hecho, no estaría acá, sería profesora de inglés, estaría dando clases particulares o hubiera sido maestra jardinera, que esto no es malo en absoluto, al final del día es un tema de qué es lo que uno quiere y qué es lo que no quiere.

Si vos quieres ser mamá y ser maestra jardinera y eso te hace feliz, chapeau!! Si lo que quieres es ser la Presidente de una compañía y cambiar el mundo, chapeau también!! La mujeres tenemos el derecho de hacer lo que queramos, nadie tiene que venir a decirnos que está bien o que está mal, porque la opinión de otros nunca es más importante que la opinión que tiene uno mismo.

Le diría a cualquier mujer, que nunca se acomode según lo que esperan los demás de ella, sino a lo que espera y quiere de sí misma, a mí me dijeron loca una cantidad de veces. Cuando vine para acá, me decían: cómo vas a dejar el empleo perfecto, tienes una carrera, un futuro en la empresa, yo miraba a mi jefe, lo veía triste y aburrido, haciendo lo mismo que yo hacía, pero un poco más de sueldo y me di cuenta que eso era lo que iba a tener en 5 años, después no iba a ningún lado.

No habría ampliado mi horizonte, nunca iba a hacer una carrera internacional y todavía no sabía que quería emprender.  Hasta que viví en un startup, Patagon, de ahí llegué a Visa International y lloraba todos los días.

Mujeres que quieren emprender y se enfrentan a dificultades o fracasos…

Desde mi experiencia, desde este mundo de la tecnología, siento inexistente la diferencia entre género, la única diferencia visible entre hombres y mujeres es la fuerza física. Y aquí no hay que cargar bolsas.

Las invito a que se animen, a que piensen en grande, que sepan que esto es un camino con sacrificio, es un camino, donde muchas veces van a sentarse en la veredita y van a decir  “¿quién me mandó a mi a meterme en este tremendo berenjenal?”, pero la satisfacción de hacer algo que funcione, que impacta la vida de gente y que cambia las reglas del juego es tan grande...  es similar a la oportunidad de dar vida a un ser humano, impactar la vida de muchos seres, tiene una razón social que las mujeres estamos adaptadas para proveer.

Es importante que busquen apoyo en aceleradoras, en mentores, en otras emprendedoras, porque las mujeres en general tenemos la capacidad de generar redes de contactos fuertes. A veces solo necesitas animarte y hacerlo, total más vale pedir perdón, que pedir permiso,  como dice la premisa.  Cree fervientemente, encuentra la pasión y conecta los puntos para hacer que las cosas pasen. Si no lo hacen, es porque no quieren, no hay ningún tipo de excusa con todos los recursos y herramientas que tenemos hoy en día, desde apoyo gubernamental en adelante.

Colombia es un referente internacional en el apoyo y la creación de programas para el emprendimiento, seguro que los que hay no discriminan por género.

Lo que opina Miss Internet sobre ser emprendedor

Ser emprendedor es muy difícil, no sólo porque requiere talento y mucha cabeza, sino porque requiere determinación, mucha energía y mucho sacrificio. De golpe es la decisión de saber que todo depende de ti, y si no te mueves, pierdes tus clientes y tienes también la responsabilidad con mucha gente que creyó en el proyecto.

Pero siempre hay como surgir y ser exitoso, hay maneras y formas, por ejemplo le apuesto a la gente, que hace las cosas pasar, apuéstale tú como emprendedor.

Me defino a mi misma como una persona de Comunicaciones que es Emprendedora. Es una excelente combinación porque las comunicaciones siempre cruzan toda la organización y si uno no sabe hacerlo es complicado, todo esto ayuda.